Numerosos estudios demuestran que los niños con capacidades en el campo de la Inteligencia Emocional son más felices, más confiados y tienen mayor éxito en el aprendizaje. Estas capacidades son totalmente aprendidas y susceptibles de ser desarrolladas mediante la Educación Emocional.